Tratamiento con Luz Infrarroja

Los tejidos en general tienden a ganar laxitud por pérdida de la elasticidad y reducción de su volumen. Hay maneras de estimularlos para que tiendan a recuperarse y produzcan mejorías variables que dependen de cada individuo. La energía infrarroja es la que la que se utiliza como fuente de calor. El tratamiento con Luz Infrarroja produce una elevación sostenida de la temperatura de la dermis, ocasionando inmediata contracción y estimulación de la formación de nuevo colágeno y consecuente aumento de la firmeza cutánea y disminución de la flaccidez. Actúa independientemente del grosor de la piel o de la cantidad de tejido adiposo.

¡Contactate ahora!

Seguramente tenés mucho por preguntar.
Doctor Lódolo responderá tus consultas.