Reasignación de sexo feminizante

El procedimiento estándar de genitoplastia feminizante consiste en crear una nueva vagina mediante la piel invertida del pene y del escroto. El objetivo es crear un complejo genital femenino tanto desde un punto de vista anatómico como estético y funcional. La vagina reconstruida tendrá dimensiones que varían en función de tres características de la paciente: el tamaño del pene, la elasticidad de la piel y la altura de la paciente que determina la cavidad para alojar la vagina. Luego de investigaciones de nuestro equipo, hemos implementado la última tendencia de injerto de escroto para aumentar la profundidad vaginal, por lo que la cantidad y tipo de escroto también serán importantes a la hora de determinar la profundidad de dicha vagina. Parte del glande se usará para formar el clítoris, preservando la sensibilidad, orgasmo y eyaculación, mientras que la mayor parte de la piel del pene es recolocada para formar las paredes vaginales.
La intervención suele durar entre 4 y 6 horas. Durante la internación, que durará como mínimo una semana, la paciente tendrá un tutor vaginal y una sonda y podrá mantener relaciones sexuales a partir de los 45 a 60 días posteriores a la intervención.
Después de la genitoplastia feminizante y de su recuperación, la paciente tendrá una vagina funcional, anatómica, estéticamente similar a la de cualquier mujer. Esta vagina será apta para mantener una actividad sexual satisfactoria, libre de cicatrices dolorosas, con sensibilidad suficiente para proporcionar estímulo erógeno satisfactorio durante las relaciones sexuales.

¡Contactate ahora!

Seguramente tenés mucho por preguntar.
Doctor Lódolo responderá tus consultas.